martes, mayo 22, 2018
Banner Top

Need for Speed: Payback, análisis

Una trama de influencias y extorsión da pie a que un grupo de jóvenes forme la mejor banda de toda Fortune Valley. ¿El objetivo? Acabar con la influencia de La Casa por completo. La célebre franquicia de conducción vuelve en este 2017 tras un reinicio de sensaciones dispares.

 Han trascurrido cerca de dos años desde que la joven compañía de Electronic Arts reiniciara una de las marcas de conducción por antonomasia. Need for Speed ha vivido en los últimos tiempos envuelta bajo criterios diferentes. Desde la competición seria con Shift, pasando por la excelente mano de Criterion Games en Most Wanted 2012 y Hot Pursuit, hasta la vuelta del mundo del Tuning junto a Ghost Games, padres de la entrega que tenemos hoy entre manos.

 

Para los seguidores de la franquicia, Need for Speed 2015 tuvo los destellos de calidadde la que una vez fue la reina de la conducción arcade, aunque todavía quedaba mucho margen de mejora. Con Payback, el estudio sigue construyendo sobre dicha base en lo jugable, tomando los parámetros del mundo abierto y todas las características a las que estamos acostumbrados. Como no, todo ello con el envoltorio de una producción de Hollywood: descargas de adrenalina a trescientos por hora al son de la música.

La Casa siempre gana

Need For Speed: Payback nos sumerge en una historia de ladrones y traiciones con el mundo del automóvil como telón de fondo. En esta ocasión, un trío de protagonistas serán los encargados de avanzar en el desarrollo argumental. En primer lugar se encuentra Tyler ‘Ty’, quien lleva la mayor carga narrativa de los tres. Experto del volante, el norteamericano está considerado uno de los mejores pilotos de la ciudad, criado desde pequeño junto a las bandas callejeras que utilizaban sus bólidos como único y principal pasatiempo. Poco después la cámara se centrará en Jessica, ‘Jess’ para los amigos. Policía de vocación, al cumplir los diecinueve años no se le ocurrió otra cosa que tomar prestado un coche patrulla para dar rienda suelta al placer de la conducción. Sus temeridades terminaron con una trayectoria prometedora, aunque confiesa que desde que conoce la otra cara de la ley no echa de menos su antigua responsabilidad. Hoy en día se gana la vida transportando a ladrones de altos vuelos tras dar un golpe.

Por último tenemos al experto de las horquillas: Sean ‘Mac’. Su padre le transmitió la pasión por las cuatro ruedas desde que era un renacuajo. Desde entonces, su vida ha girado en torno a la búsqueda por encontrar el lugar preciso para potenciar todas sus habilidades al volante, por lo que acude a Fortune Valley para ser el amo del derrape y de las rutas campo a través. La unión del tridente es tan fuerte que deciden formar su propia banda con el objetivo de robar a los poderosos sus vehículos más preciados. Es en uno de los golpes de mayor riesgo cuando su contacto, Lina Navarro, les traiciona, delatándoles a la policia justo donde transcurre el intercambio. Esto genera una serie de eventos que nos llevarán seis meses después, con los tres protagonistas desperdigados por todo el valle y dando por disuelta a la banda.

 

Bajo este pretexto da comienzo el viaje de venganza del trío. Lina resultó ser la líder de la banda con mayor influencia en Fortune Valley, llamada La Casa. Tienen en su haber la mayor red de extorsiones del lugar, y poder en prácticamente todos los estamentos de la ciudad. La policía, cómo no, está también de su parte, así como los casinos, bancos y las competiciones de carreras ilegales. Es en estas últimas donde aún se consideran unos recién llegados. Su hoja de ruta pasa por el amaño de la totalidad de torneos celebrados, repercutiendo así en el negocio de las apuestas. ¿Qué mejor que conocer el caballo ganador antes de la primera curva? Es un negocio de éxito que no deben dejar escapar.

Para conseguir tamaña empresa, fuerza a las bandas de corredores que pueblan las autovías del valle para entrar en su círculo de confianza. Quienes se resisten terminan pagando un alto precio; el resto simplemente se deja encandilar por la billetera. Empezar desde cero e ir escalando progresivamente en este mundo tiene como finalidad alcanzar la carrera de los forajidos, un evento de total importancia para los seguidores de este mundo, el cual reúne a los mejores pilotos en los mejores vehículos del planeta. La cantidad de dólares que mueve semejante ruta no tiene igual en Fortune Valley, y La Casa quiere introducir sus zarpas para agenciarse la victoria sea como sea.

 

Ahí entra en juego nuestro plan maestro, que pasa por tener asiento en dicha carrera. Si arruinamos el amaño, será tal la cantidad de pérdidas que la imagen de Lina y de toda su estructura quedarán manchadas para siempre. Para ello, debemos demostrar nuestro buen hacer a las otras nueve bandas rivales. Derrotar a sus jefes llamará la atención de los organizadores. El hilo argumental de Need For Speed: Payback es sencillo, una excusa llevada un poco más allá de lo que estamos acostumbrados en la saga. Lo cierto es que la aventura resulta entretenida, directa y dentro de unos estándares correctos. Se agradece lo ameno que resulta en algunos tramos.

TRAILER OFICIAL

GAMEPLAY IN GAME

REQUISITOS

MINIMO

  • CPU: Intel i3 6300 @ 3.8GHz or AMD FX 8150 @ 3.6GHz with 4 hardware threads
  • CPU SPEED: Info
  • RAM: 6 GB
  • OS: 64-bit Windows 7 or later
  • VIDEO CARD: Nvidia GeForce GTX 750 Ti, AMD Radeon HD 7850, or equivalent DX11 compatible GPU with 2GB of memory
  • FREE DISK SPACE: 30 GB

RECOMENDADO

  • CPU: Intel i5 4690K @ 3.5GHz or AMD FX 8350 @ 4.0GHz with 4 hardware threads
  • CPU SPEED: Info
  • RAM: 8 GB
  • OS: 64-bit Windows 10 or later
  • VIDEO CARD: AMD Radeon RX 480 4GB, NVIDIA GeForce GTX 1060 4GB, or equivalent DX11 compatible GPU with 4GB of memory
  • FREE DISK SPACE: 30 GB

PUNTUACION PCARGMERS

GRAFICOS 90 de/100
JUGABILIDAD 80 de/100
MULTIJUGADOR 70 de/100

TOTAL

0 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO